Historia de la Isla de Ons

isla-de-ons

Los primeros datos que nos encontramos de la isla de Ons, nos hablan de unos asentamientos de la cultura castreña de la Edad de Bronce, localizados en el barrio de Canexol, conocidos como O Castelo dos Mouros (estas construcciones se encuentran todavía sin excavar).

La isla de Ons aparece por primera vez en un documento en el año 899, cuando el rey Alfonso III dona la Isla al Cabildo Compostelano. Se conoce que la isla pudo tener un monasterio en el siglo XV, que podría estar asociado a un sepulcro antropomorfo conocido como A Laxe do Crego, situado enfrente de la playa de Area dos Cans.

Desde finales del siglo XVI comenzó el asedio de corsarios ingleses y piratas que terminó con la huida a la costa de los pobladores ya entrado el siglo XVIII. Un tiempo después la Junta Provincial de Armamento y Defensa decidió fortificar la isla, de esta fortificación nos encontramos los restos conocidos como O Castelo, del que sólo podemos encontrar algunas piedras. Este aumento de la seguridad permitió la repoblación de la isla e instauro un régimen feudal.

Alrededor del año 1800, se instaló la primera fábrica de salazón cerca del muelle y cambió la vida de los isleños, que hicieron de la pesca su actividad económica principal y aumentaron su población.

En 1929, Manuel Riobó compró la isla e instaló una sociedad mercantil dedicada al secado y comercialización de pulpo y congrio, que motivó que los isleños se especializasen en estas especies. El heredero de esta sociedad, Didio Riobó, se suicidó al empezar la Guerra Civil y la isla quedó sin gestión directa. En 1940 el Estado expropió la isla para defensa nacional, y cuando termino la guerra, la Isla de Ons pasó por distintas administraciones.

Durante los años 40-50 la isla vivió su mejor época, con casi 500 habitantes a finales de los años 50. Pero, buscando mejores condiciones de vida, los isleños, abandonaron la isla. Hasta que a partir de los años 70, con el auge turístico, la isla poco a poco comenzó a tener más afluencia de personas. Actualmente Ons es la única de las Islas Atlánticas que todavía conserva una población estable, aunque de muy pocas personas en inviernos, creciendo la población en la temporada estival.